25/5/15

Tema: La transición democrática española

PAEG
Cartel del PCE en las elecciones de 1975 en Albacete

A) EPÍGRAFES
  1.  Los inicios del reinado de Juan Carlos I y la Transición democrática española (1975/1982).
  2.  La Constitución de 1978 y el sistema democrático español: principios, instituciones y el Estado de las Autonomías. La Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha.
  3. Los gobiernos democráticos y la integración de España en la  U. E.

El Pena en Albacete

 Aunque entre los historiadores parece que existe cierto consenso en valorar positivamente la transición del franquismo a la democracia, cada vez están apareciendo estudios y opiniones que cuestionan el carácter tan "modélico" del mencionado proceso. Historiadores como Josep Fontana hablan de "una transición de risa" y otras la tildan de casi ficción histórica .... http://www.uclm.es/ab/humanidades/seft/pdf/textos/manolo/historiograf.pdf

B) TEXTOS


JUAN CARLOS I: PRIMER DISCURSO DE LA CORONA
Primeras manifestaciones en Albacete con los "grises" al fondo 

Como rey de España, título que me confiere la tradición histórica, las Leyes fundamentales del reino y el mandato legítimo de los españoles, me honro en dirigiros el primer mensaje de la Corona que brota de lo más profundo de mi corazón […]. Con respeto y gratitud quiero recordarla figura de quien durante tantos años asumió la pesada responsabilidad de conducir la gobernación del Estado […]
Hoy comienza una nueva etapa de la historia de España. Esta etapa, que hemos de recorrer juntos, se inicia en la paz, el trabajo y la prosperidad, fruto del esfuerzo común y de la decidida voluntad colectiva. La monarquía será fiel guardián de esa herencia y procurará en todo momento mantener la más estrecha relación con el pueblo. La institución que personifico integra a todos los españoles, y hoy, en esta hora tan trascendental, os convoco, porque a todos nos incumbe por igual el deber de servir a España. Que todos entiendan con generosidad y altura de miras que nuestro futuro se basará en un efectivo consenso de concordia nacional.

Discurso de Juan Carlos I en las Cortes
22 de noviembre de 1975

ADOLFO SUÁREZ: PUEDO PROMETER Y PROMETO
Manifestación en Albacete año 1976

Nos comprometimos a devolverle la soberanía al pueblo español, y que pasado mañana la ejercerá.
Nos comprometimos a normalizar nuestra vida política, gestionar la transición a la paz, construir de la democracia desde la legalidad, y creemos que, con las lógicas deficiencias, lo conseguimos.
Nos comprometimos a que todas las familias políticas podrían tener un lugar en el Parlamento, y el miércoles pueden alcanzarlo (...).
Puedo prometer y prometo, tratar de redactar una constitución en colaboración con todos los grupos de representación en el Parlamento, con independencia del número de escaños (...).Puedo prometer y prometo (...) dedicar todos los esfuerzos por lograr un entendimiento social, que permita fijar las nuevas líneas básicas que ha de seguir la economía española en los próximos años (...).Puedo prometer y prometo, un marco legal para institucionalizar cada región de acuerdo a sus propias características.

Discurso de Suárez dos días antes de las elecciones de junio de 1977

CONSTITUCIÓN DE 1978
Reunión del PCE en Albacete presidida por Pedro Bolivar

ARTÍCULO 1
1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”
2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.
3. La forma política del estado español es la monarquía parlamentaria.
ARTÍCULO 2.- La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.
ARTÍCULO 14. Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.
ARTÍCULO 15.-Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral (…).
ARTÍCULO 16.
1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto (…)
3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal (…)
ARTÍCULO 66.-
1. Las Cortes Generales representan al pueblo español y están formadas por el Congreso de los Diputados y el Senado. 2. Las Cortes Generales ejercen la potestad legislativa del Estado (…)
ARTÍCULO 137.- El Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses.
ARTÍCULO 143.-
1. En el ejercicio del derecho a la autonomía reconocido en el artículo 2 de la Constitución, las provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas comunes, los territorios insulares y las provincias con entidad regional histórica podrán acceder a su autogobierno y constituirse en Comunidades Autónomas (…)
2. La iniciativa del proceso autonómico corresponde a todas las Diputaciones interesadas o al órgano interinsular correspondiente y a las dos terceras partes de los municipios cuya población represente, al menos, la mayoría del censo electoral de cada provincia o isla (…).
3. La iniciativa, en caso de no prosperar, solamente podrá reiterarse pasados cinco años.
Constitución Española de 1978
(octubre-diciembre)

Una huelga de PNNs en Albacete, muchos hoy ya jubilados

Discurso de Adolfo Suárez "Puedo prometer y prometo..."

Texto del discurso “Puedo prometer y prometo, de Adolfo Suárez, 13 de junio de 1977.

Buenas noches, señoras, señores. Vengo a hablarles de un nuevo horizonte para España. Vengo a solicitar su voto para hacerlo posible. Vengo, como candidato, a pedir su voto para la Unión de Centro Democrático.
No vengo con fáciles palabras a la conquista de votos fáciles. Sé muy bien -y lo demuestra la experiencia- que quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndolo pagar al país a un precio muy caro. Lo primero que quiero advertir es que las elecciones no resuelven por sí mismas los problemas, aunque es el paso previo y necesario para su solución.
Durante esta campaña electoral ustedes han oído y oirán muchos programas políticos. Pienso que todos se parecen demasiado; que todos los partidos predican aparentemente lo mismo. Quizá esto ha provocado la incredulidad y desconfianza de los ciudadanos, porque sabemos que todo no se puede hacer de la noche a la mañana.
Tiene, sin embargo, una ventaja, que es la de saber con certeza cuáles son nuestros problemas. Efectivamente, ya nadie duda de que hay que eliminar muchas deficiencias y muchas injusticias. Desde la absurda discriminación de la mujer hasta la superación de todos los desequilibrios sociales, culturales y económicos.
Creo, sin embargo, que todos estos problemas no se resuelven con palabras ni prometiendo a los ciudadanos que al día siguiente de las elecciones van a despertarse en el país de las delicias. [...]
Creo modestamente que en esta nueva hora de España, y al pedirles su voto, no traigo mis papeles en blanco ni soy una incógnita. Prometimos normalizar nuestra vida política, gestionar la transición en paz, construir la democracia desde la legalidad, y creemos que, con las lógicas deficiencias, lo hemos conseguido.
Prometimos que todas las familias políticas pudieran tener un lugar en las Cortes, y el miércoles pueden lograrlo. Pienso que ya está ordenado el mapa político español y se puede comenzar a construir sobre él. Esta España, que ya es políticamente de todos, debe comenzar a serlo también en lo social, en lo económico y en lo cultural.
Pero quiero insistir, señoras y señores, en que nada va a ser fácil. No puedo asegurarles soluciones inmediatas y milagrosas ni que de la noche a la mañana se satisfagan todas las reivindicaciones, incluso las de estricta justicia. No puedo asegurar que se arreglen rápidamente problemas que se vienen arrastrando desde hace muchos años, aunque la actual libertad de expresión los haga aparecer como nuevos.
No puedo asegurarles nada de esto, porque somos un país con recursos limitados, con deficientes estructuras, con desigualdades irritantes y con una legislación que no se acomoda a la realidad de 1977. Pero si ustedes nos dan su voto, puedo prometer, y prometo, que nuestros actos de gobierno constituirán un conjunto escalonado de medidas racionales y objetivas para la progresiva solución de nuestros problemas.

Puedo prometer, y prometo, intentar elaborar una Constitución en colaboración con todos los grupos representados en las Cortes, cualquiera que sea su número de escaños. Puedo prometer, y prometo, porque después de las elecciones ya existirán los instrumentos necesarios, dedicar todos los esfuerzos a lograr un entendimiento social que permita fijar las nuevas líneas básicas que ha de seguir la economía española en los próximos años. Puedo prometer, y prometo, que los hombres de Unión de Centro Democrático promoverán una forma fiscal que garantice, de una vez por todas, que pague más quien más tiene. Puedo prometer, y prometo, un marco legal para institucionalizar cada región según sus propias características.
Puedo prometer, y prometo, que trabajaremos con honestidad, con limpieza y de tal forma que todos ustedes puedan controlar las acciones de gobierno.
Puedo, en fin, prometer, y prometo, que el logro de una España para todos no se pondrá en peligro por las ambiciones de algunos y los privilegios de unos cuantos